Creen que Mendoza está en la meseta de contagios

0

El más reciente parte del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes informó que hasta este 29 de octubre, en Mendoza se registran 44.732 casos positivos de covid19, 25.535 personas recuperadas y 767 muertes por esta enfermedad. Sin embargo, la cantidad de contagios hasta la fecha y la llegada de la época estival del año se combinarían para que- siguiendo con todas las medidas sanitarias correspondientes- la provincia ingrese finalmente en la tan esperada etapa de «meseta».

Gonzalo Vera Bello, jefe del Departamento de Epidemiología de la provincia explicó a SITIO ANDINO, que el escenario ha cambiado. Tal y como lo vaticinó él mismo hace unos meses: el pico de contagios se registraría en octubre por lo que ahora resta apelar a la responsabilidad ciudadana y esperar que la curva de contagios no siga aumentando.

«El contexto ha cambiado mucho porque quedan menos susceptibles, es decir, personas con posibilidades de padecer la enfermedad, hay mucha gente que ya se ha contagiado. El escenario entonces ha cambiado en ese sentido y empiezan a aumentar los casos de recuperados», comenzó a explicar el médico.

«Creemos que ahora comienza lo que se llama la ‘etapa de meseta´ porque, a medida que se vayan agotando los susceptibles, el virus tiene menos posibilidades de seguir contagiando. Igualmente, hay que tener en cuenta que la población de Mendoza es de poco más de 2 millones de habitantes y si tenemos casi 45 mil casos confirmados, señala que aún existe mucha gente que no se ha enfermado y son las que más tienen que cuidarse y actuar con responsabilidad», agregó.

Para Vera Bello, las medidas sanitarias como: el uso de tapabocas, el distanciamiento social, el lavado de manos y la higiene respiratoria (toser y/o estornudar en el pliego del brazo) seguirán siendo las claves fundamentales si Mendoza quiere efectivamente instalarse en una meseta de casos.

«También hay otras variables de la salud pública como, por ejemplo, la temporalidad que permite a través de temperaturas más agradables que haya ventilación en los ambientes, lo cual es muy importante. Estamos cursando la primavera, podemos abrir ventanas y si le sumamos las medidas de higiene y el aislamiento de pacientes con síntomas, la curva de contagios tiene que ir mermando indefectiblemente porque se va agotando el universo susceptible», expuso.

Y continuó: «Desde lo estacional, creo que tenemos grandes ventajas a favor con respecto al hemisferio Norte y a Europa y es que en los países ubicados en esas zonas, está comenzando el descenso de temperatura y atravesarán esta etapa hasta que aparezca la vacuna y sea la solución casi definitiva. Nosotros estamos transitando la primavera, falta el verano y parte de otoño. Eso nos va a dar cierto margen para ver si la vacuna ya resultó con eficacia y si los efectos secundarios son menores para poder ser aplicada».

 

Fuente sitioandino.com

 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.