Proyectan crear Fecofrut: federación de cooperativas frutícolas

0

Según los datos del Registro Único de la Tierra (RUT), hay 52 mil hectáreas de frutales implantadas en Mendoza y la mayoría se concentra en el Sur. La iniciativa apunta a que los más de 5.200 pequeños productores frutícolas (de hasta 20 hectáreas) puedan seguir compitiendo en el mercado, tener ganancias, acceder a avances tecnológicos y eventualmente exportar.

Desde hace años cooperativas del sur e –incluso- la Sociedad Rural de San Rafael vienen impulsando la posibilidad de desarrollar una federación de cooperativas frutícolas en una especie de “FECOVITA” pero en vez del sector vitivinícola que trabaje con la fruta.
Es que entre San Rafael y Alvear concentran la mayor cantidad de hectáreas cultivadas con fruta en la provincia.

En total en Mendoza (sin contar viñedos y parrales) hay 52.500 hectáreas implantadas con diversos frutales y de ellas más de 27 mil se dividen entre los dos departamentos mencionados.

Según los datos del Registro Único de la Tierra de la DACC las producciones de fruta en la provincia –sin contar la producción de uva ni frutos secos (nuez, almendras, pistachos, entre otros) – incluye cereza, ciruela, damasco, durazno, frutilla, granada, higos, manzana, melones, membrillo, pera, sandías y “berries” (frutos rojos).

San Rafael concentra 19.676 hectáreas implantadas con frutales. El principal producto es la ciruela que llega a 11.600, seguido con 4652 de durazno, 1308 de peras y 1145 de damasco. Luego hay 762 hectáreas de membrillo, 84 de manzanas, 79 de melón, 25 de sandía, 10 de cereza, 6,7 de higos, 4,2 de frutillas, 1 de granadas y una pequeña porción que no llega a la hectárea de berries.

En segundo lugar aparece Alvear con  8128, donde predomina también la ciruela con 3878 hectáreas y el durazno con 2027 y el membrillo con 743. Más atrás la pera con 720, el damasco con 552, el melón con 166, manzana con 24, sandía con 11 y cereza e higos con 3.

El podio de la fruticultura mendocina lo cierra Tunuyán con 6985 hectáreas según el Rut. La vedette tunuyanina es el durazno con 4009 hectáreas seguido por la manzana con 1312 y la pera con 1178. Luego hay 214 hectáreas con ciruela, 202 con cereza, 56 con membrillo, 7 con frutilla y 6,5 de damascos.

Luego se ubica San Martín con 3290, principalmente con ciruela 1755 y durazno 1215. Tupungato está más atrás con 3150 y con 1789 hectáreas de durazno como principal producción, seguido por 550 de cerezas, 492 de manzanas y 178 de peras.

En sexto lugar aparece el primer departamento del norte, Maipú que llega a 2632 hectáreas de fruta, con 1250 de ciruelas, 986 de durazno, 136 de peras y 100 de cerezas. Más atrás aparece el Este con Junín con 2531 (719 de ciruelas y 686 de durazno) y Lavalle con 2395 de los cuales 1046 representan melones, 566 ciruelas y 322 sandías,
El resto se complementan con 2138 hectáreas en Rivadavia, 1993 en San Carlos, 1732 en Santa Rosa, 1135 en Luján de Cuyo, 451 en Las Heras, 301 en Guaymallén, entre otros.

EL PROYECTO

La iniciativa apunta a que los más de 5.200 pequeños productores frutícolas (de hasta 20 hectáreas) puedan seguir compitiendo en el mercado, tener ganancias y acceder a los avances tecnológicos que –incluso- les permitan pensar en exportar.
El modelo asociativo permitiría que las pequeñas fincas se sostengan y vayan avanzando lentamente hacia un modelo virtuoso que les permita competir en el mercado.
Asimismo se buscará que las fincas”no caigan” por la baja rentabilidad y la dispersión que se genera en el sector.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.