Bowen tendrá un radar móvil por la lucha Antigranizo

0

El presidente de la cooperativa Cospac, Horacio Sarzotti, reveló en Radio 1 que «uno de los radares móviles de la lucha antigranizo será instalado en Bowen y servirá de complemento con el que está operando en La Llave, en San Rafael.

El dirigente precisó que «nos han pedido un terreno que tenga energía eléctrica y un rápido acceso por lo que estamos viendo uno disponible cerca del ingreso a Bowen, a metros del predio del Festival de la Ciruela, pero todavía falta la confirmación..»

Recordemos que el próximo 1 de octubre comenzará oficialmente en la provincia la temporada 2014-2015 de la lucha antigranizo y la base de operaciones en San Rafael estará trabajando dos semanas después.

Desde la Dirección de Contingencias Climáticas informaron que este año se duplicará la capacidad de cartuchos de los aviones sembradores, se instalarán dos generadores terrestres de ioduro de plata en San Rafael y se colocará un radar móvil en Bowen.

Las tormentas se combatirán con tres de los cuatro aviones Piper Cheyenne II que posee la provincia (el cuarto está en mantenimiento) y serán volados por los 24 pilotos que conforman el plantel del sistema. Una de esas aeronaves operará desde el aeropuerto de Las Paredes, a cargo de unos ocho pilotos que se rotarán en turnos para cubrir las 24 horas.

Marcos Scipioni, director de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC), adelantó que se ha duplicado la cantidad de cartuchos que las aeronaves pueden llevar . “Antes tenían más de 100 y ahora superarán los 200”.

Además, en uno de los tres aviones se probará un nuevo sistema para acelerar el recambio de bengalas (van 32 en cada ala), ya que el ahorro de tiempo es fundamental para volver rápidamente a volar hacia las tormentas.

La idea es agruparlas en una especie de caja para cambiarlas de una vez y no tener que hacerlo una por una. “Si anda bien, inmediatamente vamos a empezar a armar para los otros aviones”, dijo el funcionario.

La siembra por aviones se complementará con dos generadores de ioduro de plata, similares a los 12 que están desde hace años en el Valle de Uco, que se instalarán probablemente en diciembre en El Juncalito, en el Oeste de San Rafael, por ser la zona donde se genera la mayoría de las tormentas del Sur mendocino.

Además, allí se producen corrientes de aire ascendentes que permiten elevar los vapores que liberan esos equipos, que son operados a distancia, y “sembrar” las tormentas cuando empiezan a formarse.

Reactivan radares móviles

Para complementar a los radares fijos de San Martín y La Llave, la provincia ha recuperado los dos radares montados sobre acoplados de camión que no usaba.

“Los hemos reacondicionados y digitalizados porque son muy antiguos”, dijo Scipioni.

Uno de ellos reemplazará al radar fijo de Cruz Negra, en Tunuyán, que está inoperable hace dos temporadas y que no se puede arreglar porque no se consigue los repuestos, según el funcionario.

El segundo móvil, que se encuentra estacionado en la base de La Llave, será ubicado en Bowen, en un predio a definir, para mejorar la capacidad de monitoreo en el Sur, evitar el “punto ciego” que se produce cuando las tormentas pasan justo por encima del radar fijo sanrafaelino y tener una alternativa en caso de corte de la electricidad en éste último. La intención, según el director de la DACC, es que esté funcionando en diciembre.

El debate por la base central de aeronaves

Los estudios han comprobado que el Sur es la región de Mendoza con más tormentas y las que generan más daño.

Por ello, en diversas ocasiones se ha planteado la posibilidad de instalar la base central de los aviones sembradores en San Rafael, que actualmente está en el aeropuerto de El Plumerillo, y así revertir el esquema actual de dos aeronaves allí y una en el Sur.

Marcos Scipioni, director de la DACC, considera difícil hacer el cambio porque, según dijo, en el aeropuerto de Las Paredes tienen algunas limitaciones, como el hecho de no poseer hangar propio, por lo que deben usar los del aeroclub.

Además, consideró que hay una cuestión de tiempo y distancia, porque en el Oasis Norte el lugar de formación de tormentas está a unos pocos kilómetros y “en 15 minutos está cayendo granizo en Lavalle o en Luján».

Pero en cambio «en el Sur la zona de génesis de tormentas está alejada del oasis y suele pasar una o dos horas para que llegue a San Rafael o General Alvear, lo que da tiempo a enviar un segundo avión desde el norte”.

 

Fuente Uno San Rafael

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.