Tanús no quiere una comisión bicameral por el Atuel

0

El conflicto por las aguas del río Atuel parece no generar acuerdos dentro de la propia provincia de Mendoza.

Ayer el presidente de la Cámara de Diputados Jorge Tanús (FpV) salió a dinamitar la creación de una comisión bicameral para el seguimiento de la disputa con La Pampa por el Atuel, diciendo que hace falta «buscar coincidencias con La Pampa y no comisiones para seguir dividiendo».

Del otro lado, desde el radicalismo, el diputado nacional Enrique Vaquié indicó que el enfrentamiento con la vecina provincia no termina porque el del Atuel «es un tema central de la vida pampeana; lo mantuvieron en el debate aún cuando para Mendoza ya no lo era. La Pampa va a seguir con la conflictividad», por lo que la creación de una bicameral vendría bien para mantenerse activos en torno al tema.

El tema río Atuel vuelve a surgir en la escena. Para Mendoza era casi un tema terminado en 1987, cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictaminó que nuestra provincia tenía que regar 76 mil hectáreas antes de dejar pasar agua a los vecinos. Pero el tema siempre vuelve.

Hace dos años volvió con la demanda que un particular pampeano, Miguel Palazzani, presentó ante la Corte nacional por el daño ambiental producido en el límite de Mendoza y La Pampa, en los viejos bañados del Atuel que hoy ya no existen. 

Aunque también es cierto que aquellas 76 mil hectáreas dictaminadas por la Corte hoy no se riegan en Mendoza, de hecho las poco más de 50 mil bajo riego tienen turnos de agua cada 15 días: hay una comprobable escasez de agua y no aparecerán con reclamos judiciales de los vecinos pampeanos.

La Corte admitió esa demanda y la semana pasada el Gobierno pampeano presentó otra acción judicial en el Máximo tribunal siguiendo los argumentos de Palazzani. Y el clima se enrarece cada vez más de este lado de la frontera.

Argumentos

Ante el incremento de la conflictividad entre Mendoza y La Pampa se plantea un nuevo escenario: el de las diferencias entre mendocinos por la estrategia a seguir. 

Por un lado, la declaración política de Tanús, llamando a la concordia entre provincias vecinas, para compartir «emprendimientos comunes y no en un debate por el desarrollo para una provincia sí y para otra no. Prefiero las reuniones a las comisiones».

Del otro lado, Vaquié que plantea una movida política: «Hay que usar toda el agua disponible para Mendoza que hoy se pierde».
 
La idea es usar las aguas del río Grande, al menos las que no estarían afectadas al futuro trasvase de aguas al Atuel.

Mendoza tiene derecho sobre 34 metros cúbicos, de los cuales sólo 25 metros cúbicos serían reencauzados en el Atuel. 

El resto, 9 metros cúbicos, deberían ser usados en el desarrollo de proyectos agropecuarios en Malargüe; no faltan quienes piensen en desarrollo forrajero que se vuelque a la alimentación de animales en departamentos productores de ganado.

Lo que no dice Vaquié es lo que murmuran otros analistas del tema: siempre es posible ampliar el uso de ese recurso mientras el trasvase no sea construido. El uso de agua del Río Grande, como parte de una cuenca, afecta directamente los caudales del Colorado, que sirve a las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires. 

Todas estas provincias forman parte de la cuenca del río Colorado y conforman un bloque que parece apoyar las posturas de La Pampa. Usar el agua implicaría «secar» el final de la cuenca y fracturar ese bloque.

El diputado nacional se mantiene prudente y señala que, más allá de que se fracture o no ese bloque que conforma el Coirco, actualmente Mendoza dispone de 34 metros cúbicos que no usa y debería usar lo más que pueda para el desarrollo local.

¿Otra disputa en puerta?

Los rumores crecen, a medida que aumenta la conflictividad. En Mendoza hay quienes recuerdan que todos los ríos mendocinos tienen esta característica interprovincial: el Mendoza, el Tunuyán y el Diamante son afluentes del Desaguadero y éste último también llega a La Pampa. 

La pelea de la provincia vecina por el Atuel, en caso de ganarla, podría extenderse -además- al resto de los ríos mendocinos, e incluso al río San Juan, también afluente del Desaguadero.

 

 

Fuente Los Andes

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.