Lo que dejó la expo ganadera: números

0

Durante el acto de apertura de la muestra ganadera, Germán Perón, integrante de la específica de ganadería insistió con la necesidad de consolidar los caminos ganaderos, ayuda oficial para la concreción de un plan forrajero

“se debe promover la producción de alfalfas, sorgos, maíz y otras especies forrajeras, desarrollando a su vez, un eficiente sistema de almacenamiento”, expresó. En este sentido también hizo mención a la necesidad de recursos para desarrollar la técnica del rolado de campos para aumentar la productividad de pastura.

Por su parte Lisandro Di Paolo, director provincial de Ganadería le retrucó con $2.000.000 en la mano. Ese es el monto que esa dirección le transferirá a la DPV para caminos ganaderos.
Además anunció que la provincia está decidida a mejorar la balanza comercial de carnes. “Ingresan anualmente alrededor de 100 millones de kilos de carnes vacunas, porcinas y aviar” detalló.

Según el director “para corregir” ese desfasaje, entre otras medidas, se fomentará el engorde bajo riego y recría a campo con un subsidio que se elevó de 75 pesos a $200, por ternera recriada.

A su término, la entrega de un reconocimiento para María Ghío, que nació en la casa del predio y a fin de mes celebra su centenario de vida, a la vez que se descubrió una placa rústica que destaca la declaración del edificio como patrimonio histórico departamental, fue sin dudas el momento más emotivo de la jornada.

De igual modo, la Fundación Coprosamén homenajeó a quienes en 1982 comenzaron con la actividad a través del grupo CREA y la Cámara de Comercio en el mismo predio que hoy cuenta con 17 hectáreas.

Hacienda de Calidad

“Se pudo apreciar la mejora en los rodeos y el esfuerzo del productor no solo por mejorar la productividad sino también la genética, la calidad de la hacienda que estuvo en exposición y la que salió al a venta era muy buena”, comentó el médico veterinario Daniel Sat mientras presenciaba el remate en el sector de corrales del predio.

En cuanto a los precios tuvieron altas y bajas, se llegó a pagar $8.000 por un toro y los lotes de terneros se manejaron entre los $1.600 y los $2.400.

En total hubo 2.200 cabezas de ganado aunque no todas salieron a remate.

“Volvimos a las raíces, no se buscó engrosar el número de animales admitiendo hacienda general sino que se hizo un reglamento de admisión lo bastante exigente para buscar calidad”, comentó Jorge Beltramone (foto) uno de los encargados de la expo ganadera.

La vuelta a las fuentes significo que eran admitidas solamente terneros, vacas para servicio o preñadas y toros.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.