La minera Vale preocupada por el gas

0

El acuerdo de provisión de gas de YPF a Vale hasta 2027 -firmado por ambas empresas en diciembre de 2010- para que pueda funcionar el yacimiento Potasio Río Colorado en Malargüe durante los próximos quince años, aparece como el motivo central del «ruido» existente entre las autoridades de la minera Vale y los gobiernos de Argentina y de Mendoza. 

Es que -para la empresa brasileña- la nacionalización de YPF significa un cambio de socio en una de sus tres provisiones estratégicas: la del gas.

No obstante, el tema ayer permaneció oculto en las comunicaciones públicas y tanto desde el Gobierno provincial como desde la propia empresa minera se intentó bajar el tono al incidente que se generó cuando la agencia Reuters -desde Río de Janeiro- transcribió afirmaciones del presidente de Vale, Murilo Ferreira, a sus inversores.
 
«Ese evento político (la nacionalización de YPF) es un elemento más de preocupación para nosotros, pero no es exclusivo ni fue el detonante de la situación», dijo el titular de Vale. El cable le atribuye también «preocupaciones sobre la inflación, la política cambiaria y tributaria» en Argentina.

Buscando desinflar el impacto de esas declaraciones, el ministro de Gobierno, Félix González, dijo ayer que «las autoridades a nivel nacional de la empresa le ratificaron al gobernador (Francisco Pérez) las inversiones en nuestra provincia y en el país. Manifestaron que está todo en orden y funcionando con normalidad y se sigue avanzando en las obras en el sur provincial: continúan los trabajos en los pozos de extracción mineral y en las plantas de tratamiento; también se está trabajando en el tema del aeropuerto. Hay 2.500 personas ya instaladas y viviendo en el lugar. Por lo tanto, ratificaron las inversiones y desmintieron totalmente los trascendidos periodísticos».

Y en la misma línea, un comunicado oficial de la empresa Vale reconoció que «en conferencias telefónicas con analistas, inversores y la prensa, fueron tratadas preguntas sobre distintas operaciones incluyendo el proyecto de potasio en Argentina» porque «Vale realiza de forma permanente evaluaciones de las condiciones específicas de sus proyectos, ya que es su deber como fiduciario para con los accionistas». 

Y aclaró que «las declaraciones deben ser vistas desde la perspectiva de negocio y no dirigidas a ningún juicio de valor sobre temas internos políticos y económicos de la Argentina, reafirmando su conducta de no injerencia en los asuntos internos de los países donde operamos».

El 8 de diciembre de 2010 Vale e YPF firmaron un acuerdo de inversión conjunta de 150 millones de dólares para la extracción de tight gas (gas no convencional) de un bloque de 110 kilómetros cuadrados concesionado a YPF, que quedó como operadora hasta 2027.

El arranque de las operaciones está previsto para 2013 y busca garantizarle a Vale un suministro permanente que evite el simple contrato de compra de gas con cláusulas de interrupciones temporarias, como los que rigen para el gas industrial. Se estima una producción diaria de 1,5 millones de metros cúbicos en 2016.

El emprendimiento Potasio Río Colorado requerirá grandes cantidades de gas, luz y agua. La empresa ya tiene asegurada la provisión de agua desde el Río Grande-Colorado (por ley Provincial 7.775 del 11 de septiembre de 2007) y cuenta con un abastecimiento suficiente de electricidad, desde Comahue Cuyo, por acuerdo con el Gobierno nacional de setiembre de 2011. 

Vale es líder mundial en producción de hierro y segunda en níquel. Y prevé invertir 4.500 millones de dólares con una planta de cloruro de potasio en Malargüe, un puerto en Ingeniero White (Bahía Blanca) y un tren por Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.