Golpiza contra un joven de Alvear en Villa Gesell

0

La muerte de Fernando Báez Sosa, el joven de 19 años que falleció producto de la paliza que recibió de parte de un grupo de rugbiers, fue el punto más alto y extremo en una seguidilla de hechos violentos de distintas características que han concentrado la atención pública en los principales centros turísticos del país.

Pues ahora se suma otro lamentable episodio que tuvo como protagonistas -y víctima- a un chico de General Alvear que sufrió la agresión de otra patota en la puerta de un boliche de Villa Gesell. Se trata de Mateo Romby (18) un estudiante de medicina que se fue a la costa atlántica a descansar unos días junto a amigos, pero que sufrió un penoso momento en la puerta de un boliche cuando tres sujetos lo patearon y le dieron golpes de puño en la cabeza, mientras filmaban todo para luego subirlo a las redes sociales.

Según lo relató Los Andes el padre del joven, Walter Romby, la golpiza ocurrió el pasado 16. Walter indicó que su hijo había ido a bailar y que antes de regresar del local quedó en encontrarse con amigos en un determinado sector de la ciudad. Al salir del local bailable se desató lo impensado: «Mateo estaba solo, tenía que encontrarse a la salida del boliche con amigos y cuando estuvo en la puerta se cruzó con los agresores lo silbaron, lo llamaron y comenzaron a golpearlo sin mediar palabra», explicó.

«No sé si los que lo atacaron son deportistas o no, pero me da tristeza ver a mi hijo ser agredido de esa manera. Por suerte ahora él está bien y solo le tocó vivir un momento de miedo y angustia», detalló aunque no pudo evitar analizar lo vivido por Mateo a la luz del trágico final de Fernando Báez Sosa 48 horas después.

Consultado sobre si piensan tomar acciones legales contra los responsables, Walter aseguró que la principal preocupación que tienen hoy en su familia es que este tipo de situaciones no se vuelvan a repetir con nadie: «Si esto tienen una causa judicial se transforma en algo engorroso por las distancias. Lo alarmante es el estado de exacerbación social y de violencia, yo soy entrenador de rugby y veo que se culpa a este deporte pero lo que está fallando es la educación, además hay un sistema social en crisis».

«También escucho decir a los adultos ‘estos chicos están perdidos’, pero en realidad el problema somos nosotros. Además ¿dónde están las medidas de seguridad en plena temporada turística? Eso también está fallando».

El padre de la víctima afirmó que este nivel de violencia se ve en otros deportes, pero también aparece en la vida cotidiana: «Todos los fines de semana pasan estas cosas, hay que hacer hincapié en la educación».

El video de la golpiza perpetrado por tres jóvenes -más el que filma- fue subido a Instagram en la cuenta de Tadeo Abraham a modo de burla, pero tras la difusión dicho perfil fue bloqueado.

Mientras tanto, el joven fue consultado por un canal de televisión de Buenos Aires sobre si sus agresores tienen algo que ver con los jugadores detenidos por el asesinato de Facundo Báez Sosa, contestó: «Por lo que me dijeron, se conocen entre ellos».

«Me dio mucha rabia porque fui a vacacionar salí del boliche para la playa y me los crucé. Me angustia no solo por mí, sino por otras personas como este chico», dijo en relación con el asesinato de Facundo.

«Venía caminando con un grupo de amigas que me había hecho, me dijeron «¿no sabés qué onda la marihuana?» Les dije «ni idea, no sé de eso», me contestaron «vos debes saber»», contó y aseguró: «Me crucé porque ellos me llamaron».

«Después de ese video me siguen pegando, otro más salta y un amigo lo trata de sacar, una chica les pidió que dejen de grabar y de pegarme porque ya era un abuso», relató. «No los conocía, no los había visto nunca, era el cuarto día que estaba ahí y no los volví a ver, me pareció raro porque a otra gente que vi me los volví a cruzar», siguió.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.