Se viene un verano con mas tormentas por efectos de El Niño

0

Con noviembre como botón de muestra, el fenómeno de El Niño traerá a esta región más humedad y calor, lo que en definitiva en la temporada estival se traduce en más tormentas convectivas.
Los modelos meteorológicos desde mediados de año comenzaron a hablar de un “Niño” no fuerte y se han cumplido. Martín Cavagnaro, de Investigación y Desarrollo de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas, habló al respecto en FM Vos (91.5).
“Los pronósticos se están cumpliendo, no tenemos todavía el fenómeno en su magnitud pero se está viendo que hay una humedad relativa mayor y las temperaturas son altas, que son las condiciones que pueden producir tormenta más importantes y graniceras. Este año, a diferencia del pasado, se están presentando las condiciones casi ideales para que sea bastante más húmedo y con más precipitaciones que la temporada pasada”.
Los modelos indican, añadió, que sería un “Niño” más tardío, estamos con los primeros efectos, se calcula que va a estar al máximo en enero, febrero y se mantiene hasta abril, pero no es un fenómeno tan importante como el de hace un par de años. Lo tenemos presente y sabemos que genera estas condiciones atmosféricas en toda Sudamérica, con más problemas se manifiesta en el Litoral, norte de Buenos Aires y Santa Fe”.
Cavagnaro anticipó que “en Mendoza genera un verano más lluvioso y más caluroso, que genera condiciones propicias para la aparición de tormentas convectivas. El verano con el que vamos a convivir es bastante más cálido y húmedo que el año pasado”.
En 2016 hubo un “Niño” fuerte que en San Rafael dejó muchas precipitaciones y tormentas en abril y mayo.
El fenómeno de El Niño – Oscilación Sur (ENOS) es un patrón climático recurrente que implica cambios en la temperatura de las aguas en la parte central y oriental del Pacífico tropical. En períodos que van de tres a siete años, las aguas superficiales de una gran franja del Océano Pacífico tropical se calientan o enfrían entre 1 °C y 3 °C, en comparación a la normal. Este calentamiento oscilante y el patrón de enfriamiento es conocido como el ciclo ENOS (o ENSO por sus siglas en inglés), afectando directamente la distribución de las precipitaciones en las zonas tropicales y puede tener una fuerte influencia sobre el clima en los otras partes del mundo. El Niño y La Niña son las fases extremas del ciclo ENOS y entre estas dos fases existe una tercera fase llamada “neutral”.

 

Fuente Diario San Rafael

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.