Amenazaron al senador Marcelo Romano

0
Momento en que amenazaban a Marcelo Romano

Una pelea entre el senador Marcelo Romano (Partido Intransigente) y Carlos Ferrer, abogado de la Cámara de Servicios Mineros, tornó escandalosa la reunión que se realizó ayer para escuchar a los empresarios mendocinos.

Estos concurrieron interesados en los proyectos en favor del desarrollo de la minería, que se encuentran en el Senado de Mendoza, el que promueve cambios en la Ley 7.722 -presentado por Alejandro Abraham- y el de Parques Mineros, que es de autoría de Juan Agulles, ex intendente de Malargüe.

La discusión surgió al final del encuentro, cuando Romano dijo que Ferrer lo amenazó por su postura antiminera y Ferrer lo acusó de sacar a la luz una situación familiar polémica.

La pelea pasó a ser casi una muestra de lo que sucede cuando desde posturas tan antagónicas se intenta alcanzar acuerdos. Por otra parte, los senadores definieron una posible fecha de la discusión sobre tablas: entre el 20 y el 27 de noviembre.

Debate polémico

Todo comenzó durante una reunión en conjunto entre las comisiones de Legislación y Asuntos Constitucionales, Ambiente e Hidrocarburos y Energía y Minería. Este espacio había sido destinado a escuchar a los empresarios mendocinos interesados “en que se amplíe la matriz productiva”, como dicen ellos.

Los senadores, entre los que se encontraban los oficialistas Juan Carlos Jaliff, Marcelo Rubio y Héctor Quevedo, los kirchneristas Alejandro Abraham, Andrea Blandini y Natalia Vicencio, el peronista Agulles, y Lautaro Jiménez, del FIT, escucharon a los representantes de la UIM (Unión Industrial de Mendoza), Asinmet (Asociación de Industriales metalúrgicos de Mendoza), CEM (Consejo Empresario Mendocino), la Cámara de Comercio de Malargüe, la Cámara de Empresarios Mineros, y Aderpe (Asociación de Empresarios de la Rodríguez Peña).

Según afirmó el senador Agulles “la reunión se desarrolló en tranquilidad. Todos pudieron exponer sus posturas y no hubo ningún incidente, excepto lo ocurrido entre Romano y Ferrer, que fue al final de la reunión”.

De hecho, el malargüino explicó que se sacaron conclusiones importantes, como datos reales sobre la situación económica de Mendoza y caída de puestos de trabajo. “Los empresarios dejaron en claro que la ampliación de la matriz productiva es urgente e importante para sacar adelante a la provincia”.

En este sentido, uno de los disertantes fue Carlos Ferrer, quien en las elecciones del 2015 se bajó de la candidatura a gobernador por el partido Es Posible, que impulsaba Adolfo Rodríguez Saá. Lo hizo porque su hija, Sofía Ferrer, lo acusó a través de Facebook de ser psicópata, homofóbico y maltratador.

El abogado hizo referencia a un cartel que mostraba Romano (a favor de no cambiar la ley 7.722) y dijo que se trataba de personas con posturas “talibanas” y que apenas eran 700 en toda Mendoza.

La respuesta de Romano no se hizo esperar. Tomó el micrófono y expresó: “A nosotros no nos eligieron por ir en una lista sábana, sino por nuestra postura a favor del agua”. Lo que hizo estallar el escándalo fue que el senador de Protectora redobló la apuesta y e dijo a Ferrer que si estaba tan seguro de que los mendocinos adherirían a su postura, que se presentara como candidato. ” Ah, cierto que vos no podés”, resaltó. Cuando la disertación terminó, Ferrer montó en cólera, se acercó a Romano y según cuenta el senador, lo amenazó con golpearlo y lo insultó. Esta escena se puede ver en un video enviado por el legislador.

La sola mención de su renuncia a la candidatura llenó de ira al representante de la Cámara de Servicios Mineros. Entre otras cosas, acusó a Romano de presionarlo con su hija -cosa que Romano negó- y finalmente le gritó “sos un infeliz”.

Mientras, Romano vociferaba dirigiéndose a las cámaras: “Este hombre ha amenazado a un senador de la Provincia”, dijo en varias oportunidades durante la filmación.

“De la reunión me fui a poner la denuncia a la Fiscalía Correccional de Capital”, aseguró el senador sancarlino, y agregó “si algo me pasa, hago responsable a Ferrer”. La sangre no llegó al río, pero esta es una muestra de lo picante que puede ser la discusión de los proyectos, que al parecer llegaría al recinto a fines de noviembre.

“Alejandro Abraham también me agredió tratándome de tribunero” dijo Romano, muy enojado.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.