Lo de Marcolini no hay ojos para mirarlo…

0

El intendente Walter Marcolini redobló la apuesta y antes de que terminara la sesión de ayer en el Concejo Deliberante mandó a pedir la renuncia de tres funcionarias del PRO que integran su propio gobierno como “vendetta” política.

El pase de facturas fue “inmediato”y el concejal Martínez Barón (PRO) manifestó, insolitamente durante la misma sesión mientras las funcionarias aguardaban “que hacer en los pasillos”  que “lo bueno de todo esto es que todos volvemos al llano”…

Lo que sucedió en el salón General San Martín se palpaba. De uno y otro lado. Con el PJ expectante y sentado como espectador de lujo. El NAR venía de limpiarse a la jefa del Area Departamental de Salud, Gisela Bordano, con el apoyo de Marcolini que sabía que le iban a votar en contra. La odontóloga “coqueteó” con el PRO y se filtró que podía ser “la candidata a concejal” el año que viene. Además, la suegra del edil Daniel López. Esto pasó 48 horas antes. El PRO recogió el guante y devolvió gentilezas en el recinto. Y en el tercer round se van “las que responden a Macri” del Ejecutivo.

“Todo eso se veía venir pero el exceso de confianza que tienen los asesores del intendente que no ven la realidad y no escuchan una posición diferente, ni siquiera mostrándoles que están violando leyes y acuerdos preexistentes desde hace años” manifestó en el aire de Radio 1, Dario Olguín, titular del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales.

Marcolini, en tanto, lejos de dar marcha atrás y reflexionar sobre su accionar para intentar echar a 9 empleados que son simpatizantes o militantes del PJ, apuntó sus cañones hacia los referentes que tiene el gobierno nacional en Alvear y los puso contra la pared. “O están adentro o están afuera”. Y dijo mientras insultaba a los cuatro vientos que “son unos traidores” mientras en su entorno “no volaba una mosca” reveló un hombre muy cercano que prefirió el anonimato para no tener problemas. “El tema será ahora cuando tenga que ir a la Casa Rosada o al Ministerio del Interior a buscar dinero para obras..” dijo el mismo informante.

“Si esto se aprobaba iba a sentar un antecedente histórico para que cualquier intendente echara a un empleado por ser morocho o rubio de ojos celestes..” graficó Vendramín. “Acá se estaba violando hasta lo que inclusive votó Marcolini cuando era concejal” señaló.

Ayer aparecieron tres despachos en el salón General San Martín: el de la UCR que ratificaba lo actuado por “su” jefe sin ningún tipo de objeciones, el del PJ que pedía la nulidad y el PRO que también -a último momento- mostró sus diferencias con el oficialismo. Rápido de reflejos el PJ pidió sacar su propuesta y acompañar al PRO. O sea, le quitó la espoleta a la granada para que “les explote en el medio de la mesa”. Viveza política, sería. Encima con los empleados “pasados a disponibilidad”, adentro. Jaque mate para el Frente Cambiemos.

Marcolini volaba de bronca pero sabía intimamente que no lo iban a acompañar. Y tomó la drástica decisión, apenas subió José María Martínez, su coordinador político, quien le transmitió la falta de “muñeca” de la presidenta del Concejo Deliberante, Nancy Vinichenko de Sivak, que es la madre de una nueva derrota en el recinto y venía de un escándadalo en las redes sociales cuando dijo despectivamente que “le dí trabajo a un peronista..”

Ya en junio el mismo PRO le votó en Carmensa -también con el respaldo del PJ- para que “se abra el diálogo con el Sindicato Municipal y poner en marcha las paritarias para mejorar los sueldos de los municipales”. Marcolini vetó esa ordenanza y la situación quedó tirante.

“En el año 2010 cuando De Paolo era intendente, a una empleada se la cambiaba de funciones (srta Parra) y Marcolini siendo concejal solicitó que “no hubieran cambios porque no se sentía cómoda” en el nuevo puesto asignado. Era un cambio de funciones: acá los quiere echar.

“Marcolini tiene una doble moral” dijo el concejal justicialista Javier García. “Marcolini se cree que es el comisario del Pueblo. Su accionar es patético.. Actúa como patrón de estancia.. con tanto autoritarismo.. con sobrada soberbia… Hemos aportado ideas desde la oposición pero vamos a ser críticos con las cosas que están mal o se hacen mal..  Los ediles del PRO votaron en favor del Derecho no por legitimar una ilegalidad..”

Ahora Marcolini pidió la “cabeza” de la doctora Belén Casado (foto), directora de Inspección General de la Municipalidad; a Vanina Noguerol, directora del control del Estacionamiento Medido y a otra joven, María López, que estaba al frente del Area de Mediación.

A Marcolini le cuesta digerir la dura derrota política porque no podrá vetar lo avalado por el HCD y sólo le quedaría recurrir a la Corte Suprema de Justicia..

Irá o se comerá una derrota que le traerá consecuencias en el futuro inmediato…?

 

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.