Tras las elecciones de octubre aumentan otra vez la luz y el gas

0

Por primera vez el ministro Juan José Aranguren admitió que el precio de la energía mayorista que incide en las tarifas eléctricas de todo el país puede volver a subir antes de fin de año. Anteriormente había sido cauto con este tema afirmando que la decisión dependería de la situación general y sugiriendo que el próximo ajuste en el valor de la energía se iba a producir recién en febrero de 2018.

El titular de la cartera energética introdujo la cuestión en declaraciones periodísticas realizadas luego de haber hablado en el Consejo de las Américas. Dijo que “hacia fin de año se hará una revisión tarifaria (de los servicios de luz y gas) y todo va a depender de cuál sea el costo de la energía y el valor del tipo de cambio para definir cuál es la magnitud”.

Indicó también que el nuevo aumento “está muy por debajo de lo que ya se ha hecho porque la parte más difícil de lo que es la readecuación del cuadro tarifario la hemos concretado en los últimos meses”. Y al ser consultado sobre si el ajuste podría darse ante de las elecciones, afirmó que “no hay previsto nada a octubre, todo lo que está indicado en las audiencias es que se estuvo hablando siempre de noviembre y diciembre”.

Por la resolución 212 de 2016 del Ministerio de Energía, el precio del gas en el punto de entrada al sistema de transporte (PIST) se ajusta semestralmente en abril y octubre de cada año, según un sendero de valores fijados en dólares. Según la norma, a partir del 1 de octubre próximo, el precio del gas, que representa el 60% de la factura sin impuestos, debería pasar de u$s 3,77 a u$s 4,19, con un alza del 11,1%, cuya incidencia real en tarifas dependerá del tipo de cambio.

De acuerdo a las normas de la privatización dictadas en la década del 90 y puestas de nuevo en ejecución por el actual Gobierno, el precio mayorista de la energía puede adecuarse cuatro veces en el año: febrero, mayo, agosto y noviembre. En 2016 sólo hubo un aumento en febrero, y hasta ahora se suponía que pasaría lo mismo este año, por razones políticas y porque por el invierno benigno que está trascurriendo, el costo de la energía no debería haber variado mucho, considerando que para el Ministerio en ese valor tiene fundamental importancia el gasto en adquirir combustibles líquidos para generar electricidad cuando escasea el gas.

El precio mayorista de la energía teóricamente debería fijarse libremente por el juego de la oferta y la demanda. Pero por el momento es fijado por el Gobierno nacional y con el criterio de ir reduciendo el gasto en subsidios. Para el Ministerio de Energía, el precio mayorista de la electricidad ronda actualmente u$s71 por megavatio/hora, y el valor promedio de $640 que está incluido en tarifas desde el 1 de marzo, sólo representa el 46% de lo que debería costar, el resto (54%) son subsidios y éstos deben bajar progresivamente a cero.

A la suba ya anunciada del 11,1% en dólares en el gas y a la que ahora se anticipa en electricidad, debe sumarse la segunda cuota del ajuste para transportistas y distribuidoras de gas de todo el país, y para Edenor y Edesur. Estos aumentos ya están fijados en resoluciones del Ministerio de Energía y de los entes reguladores de febrero y marzo de este año.

En el caso de las gasíferas, en diciembre se aplicará la segunda cuota de la revisión tarifaría integral: será del 40% (para el 40% de la factura sin impuestos), mientras en abril fue del 30%. A esto se le sumará el ajuste de los nuevos márgenes de las empresas por el índice de precios mayoristas.

Para Edenor y Edesur, en noviembre empezará a regir la segunda cuota de la revisión tarifaria: sería del 29% sobre la parte de la factura que no es precio estacional, mientras fue del 42% de febrero de este año, pero ahora incluirá el ajuste por una fórmula que incluye precios minoristas y mayoristas y salario real (datos del INDEC).

Dejar respuesta