Villa Atuel: roban la colecta de una iglesia

0

El templo parroquial está en plena etapa de reconstrucción. Los ladrones reventaron una alcancía empotrada en la pared. El hecho ocurrió el viernes, curiosamente era el Día del Párroco.

Lejos de recibir un regalo por el Día del Párroco que se celebró el viernes por San Juan María Vianney, el padre Fabián Pezo despertó esa mañana y se encontró con el faltante de la colecta de los feligreses y las herramientas de los albañiles que trabajan en la reconstrucción del templo.

Delincuentes aprovecharon la escasa seguridad por la obra que se lleva adelante en la parroquia Inmaculada Concepción en Villa Atuel, destrozaron una puerta y con toda tranquilidad cargaron una amoladora, un taladro, una radio y dos bolsas de revestimiento de paredes.

Acto seguido, con las herramientas de los obreros, reventaron la alcancía metálica que estaba con candado y empotrada en la pared de una pequeña capilla, contigua a la nave principal, en el interior del predio parroquial, y sacaron todo el dinero.

Estiman que los delincuentes irrumpieron cuando moría el jueves o ya entrada la madrugada del viernes.

“Entre semana celebramos misa en la capillita porque el templo no se puede usar por la obra, por lo general hay entre $800 y $1.000 en esa alcancía. Es lo que la gente deja para las velas, gastos de la capilla de adoración o la misa. También lo que dejan como colaboración por las peticiones en la misa”, contó el padre Fabían Pezo, párroco de la Inmaculada Concepción.

Esta no es la primera vez que la iglesia sufre el vandalismo pero ya hacía tiempo que algo así no sucedía.

“Hace como dos años nos robaron también la alcancía pero no como ahora. Por un lado se ha perdido el respeto hasta por lo sagrado, también duelo mucho la plata no es de uno, es de la comunidad que colabora, hacen un esfuerzo entre todos y además se llevaron las herramientas de gente trabajadora, los dejaron sin los elementos que ellos usan para ganarse su sustento. Duelo mucho todo eso”, dijo el sacerdote.

“Hay gente que anda robando – agregó acongojado – se han cebado porque parece que después no pasa nada. Son malvivientes que van haciendo rapiña”

Teniendo en cuenta la tarea de los albañiles y lo que aún resta para finalizar la obra, no son muchas las medidas de seguridad que por ahora se le vienen a la cabeza al cura párroco.

“La verdad que uno queda algo vulnerable cuando se suceden estas cosas y si pensamos en medidas de seguridad, no es mucho lo que podemos hacer por ahora. Eso si primero hay que arreglar la puerta que rompieron y habrá que ver si ponemos alarma”, concluyó.

 

Fuente unosanrafael.com.ar

Dejar respuesta