Ahora Cornejo se preocupa por el ingreso de vino desde Chile

0

El gobernador, Alfredo Cornejo, apuntó al sector vitivinícola. Sonó hasta casi amenazador con algunos dirigentes bodegueros a los que acusó de hacer política partidaria al “alentar” un rumor sobre el supuesto impuesto al vino que el Gobierno nacional tuvo que desmentir en los últimos días.

“En plena campaña electoral hacen ese tipo de cosas. Tengo perfectamente identificados quiénes son. Ustedes ya lo saben que tienen una pertenencia política y mucha buena relación con el gobierno de Francisco Pérez”, dijo el furibundo Cornejo ayer a la prensa.

Nunca identificó a esos dirigentes. En algún momento mencionó a la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), a la que acusó de haber incrementado más de un 40% la cuota que les cobra a sus asociados, “más de lo que se incrementó la inflación” decía ayer el Gobernador.

Pero más allá de esto, nunca dio nombres, sólo mencionó a algunos dirigentes del sector.

Quizá el más reconocido por su pertenencia política sea Eduardo Sancho, quien fuera ministro de Arturo Lafalla y compitiera por la gobernación en la interna peronista que finalmente coronó como el candidato a Francisco Pérez, allá por 2011. Pero no es el único dirigente con vínculos políticos y, como se dijo, Cornejo nunca mencionó a esos dirigentes que tiene “perfectamente identificados”.

Las versiones del impuesto al vino venían sonando desde hace algunos días. Los medios informaron de una reunión entre el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y dirigentes de la vitivinicultura. Ese relato también fue recordado por Cornejo ayer durante su contacto con la prensa.

“Estoy muy molesto con los dirigentes vitivinícolas, con algunos que fueron a una reunión con el ministro Buryaile, le hablaron del rumor que había, Buryaile les dijo ‘yo no tengo ninguna información sobre eso, se los desmiento’, y lo siguieron informando en off a muchos de ustedes que había un impuesto de Macri; obligaron a que el Gobierno nacional tuviera que desmentir una cosa que nunca existió”.

El Gobernador se quejó del momento en que sale la versión: “En plena campaña electoral hacen este tipo de cosas”. Y entonces dijo que tenía perfectamente identificados a los que alentaron la versión del impuesto al vino.

El furibundo Cornejo introdujo una frase para no sonar tan amenazante: “No hay autoritarismo, pero hay autoridad política y sé exactamente quiénes son los que lanzaron ese rumor. A varios de ellos los defendí para mejorar el precio del vino y resulta que algunos de ellos están intentando importar vino. No puede ser que recurran al Estado cuando están en problemas… Debieran estar atentos al interés general porque el Estado los ha ayudado”.

Luego apuntó a la Coviar. “Se quejan del aumento de tarifas y ellos incrementaron un 40% la tasa que le cobran a los productores…”, dijo Cornejo.

La amenaza local

Si bien Cornejo acusó la maniobra electoral, tal vez el impuesto al vino no venga desde el Gobierno nacional, sino que haya alguna medida del Gobierno provincial para “castigar” a quienes importen vino.

La importación de vino es un fantasma que se agita hace meses, cuando se informaba que bodegueros estaban comprando en Chile para evitar pagar el precio local.

Ayer, el Gobernador hizo mención a la importación y si bien relativizó  un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), inmediatamente dijo que “estamos muy atentos a la especulación. Hemos logrado tener buenos precios, entonces van y buscan afuera reemplazar esos vinos. No queremos seguir aumentando la carga impositiva, pero si esa conducta se acrecienta, vamos a tomar medidas fuertes”.

Según un estudio del Departamento de Estadísticas e Informes de CAME, la importación de manzanas acumuló en los primeros cinco meses un total de 1.240 toneladas, en su mayoría provenientes de Chile, que representa un incremento respecto al mismo período del año anterior del 892%.

Respecto del vino, entre enero y mayo del presente año habrían ingresado 50 mil toneladas, lo que representa una exponencial suba respecto a las 176 toneladas de vino importadas en igual período de 2016, aunque suena raro hablar de vino en toneladas y no en litros o hectolitros.

 

Fuente Diario Los Andes

Dejar respuesta