La desidia política en Alvear que no muestra a los inversores que llegan

0

A las puertas del lanzamiento de una nueva edición de la Fiesta Nacional de la Ganadería, que ya lleva mas de tres décadas, cuesta creer que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, no pase por Alvear. Estará a 200 kilómetros y se perderá la oportunidad de inaugurar emprendimientos millonarios en Alvear por la desidia política y la inoperancia de quienes gobiernan.

Sabrá el gobernador Alfredo Cornejo que tenemos emprendimientos por millones de dólares en Alvear, relacionados con el sector ganadero, que ni el intendente Walter Marcolini ha visitado personalmente. Seguramente que no porque la desidia, la inoperancia, la falta de ideas, la escasez de compromiso para utilizar la fiesta señera de Alvear como imán para atraer mas inversores sigue siendo una constante.

Quienes soñamos con un Alvear distinto queremos ver a un Gobernador o a un Presidente comprometido por un intendente que esté a la altura de lo que el departamento, que está en terapia intensiva, requiere. Se está terminando la época de vender humo.

Y cuando aparecen “bienvenidos locos” a la vida diaria de Alvear para dar progreso, laburo, inyección de dinero, nuevas ideas, aporte de tecnología con capacitación del personal e innovación, los ninguneamos. Los dejamos de lado. Los dejamos en un segundo plano. Como si fuera algo normal.

Seguramente que Cornejo no sabe que Orlando Piccinini, un alveaense que volvió porque ama a su tierra, ya invirtió mas de 50 millones de pesos.. casi 5 millones de dólares… en un emprendimiento modelo en la zona de secano para producir cerdos de tremenda calidad con los máximos niveles internacionales, donde Radio 1 tuvo que hacer gestiones para que le instalen un caño de 12 metros (que el empresario también compró) sobre un desagüe para poder ingresar con camiones porque nadie le daba respuestas…

Cuesta creer que la clase política de Alvear, salvo honrosas excepciones, sólo esté esperando el día 29, día de ñoquis, para pasar por el cajero automático para cobrar 50 “lucas” un concejal o 45 uno/a del gabinete de un intendente que no toma altura para tal cargo. Pero, es la triste realidad.

Proyectar un Alvear a 30 años, metiendo a la gente en un desvencijado salón de la Faraón, que ya no saben como vender ni mucho menos revocar y pintar, parece utópico cuando no tenemos ni gas, ni aeropuerto, ni ventajas comparativas con relación a vecinos que siempre nos comieron los talones…

Seguramente que Cornejo tampoco sabe que otro emprendedor, en este caso de Buenos Aires, como Fabio Fritz, eligió a Alvear tras 45 viajes estudiando el mercado local. Ya instaló todo y en un par de semanas abrirá las puertas de su frigorífico-modelo con todos los cortes carnicos envasados al vacío.

Falta gestión de la política local, el problema de siempre. Acá, nada cambió, aunque lleguen inversores por sus propios medios mientras otros venden humo de “chimeneas” que ni conocen..

El problema de Alvear es un problema de mentalidad cuando tenés a 200 kilómetros a Macri y nadie se mueve para ir a mostrarle “el mapa” de la ruta 188.

Dejar respuesta