Nuevo Seguro Agrícola: polémica por los cambios

0

La comisión de Economía y Comercio Exterior del Senado se reunió con representantes de las cámaras empresariales para discutir sobre la propuesta del Ejecutivo.

Representantes de las cámaras de productores de la provincia criticaron el nuevo proyecto de seguro agrícola impulsado por el Gobierno, y consideraron no servirá como solución a las dificultades económicas del sector. Además, pidieron que se bajen las cargas impositivas.

La comisión de Economía y Comercio Exterior del Senado invitó a los integrantes de las asociaciones que nuclean a estos empresarios para que dieran sus opiniones acerca de la iniciativa del Ejecutivo provincial. La última semana, el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alfredo Aciar, había explicado a los miembros del cuerpo de legisladores y legisladoras cómo era el proyecto de Ley.

Laura Alturria, de Bodegas de Argentina; Mario Leiva, de la Sociedad Rural de Valle de Uco; Sebastián Lafalla, de la Asociación de Viñateros de Mendoza y la Cámara de Comercio de Tupungato y Alberto Carletti, de la Cámara de Comercio de Tunuyán; tuvieron posturas similares.

“Los artículos del proyecto son muy generales y las actividades tienen muchas particularidades. Es difícil dejar todo librado a la reglamentación. Para el productor chico es más factible, pero el grande va a hacer otro tipo de análisis”, sostuvo Carletti.

Además, criticaron la obligatoriedad de esta nueva norma, que reemplazaría al Fondo Compensador Agrícola. “Para el grande es solamente un paliativo. Nos quieren obligar a asegurarnos de nosotros mismos. El problema del sector primario es la pérdida de rentabilidad, y hay que buscar herramientas para solucionar eso”, indicó Lafalla.

Por su parte, Leiva expresó que “el productor todavía toma al seguro como un gasto, porque no cubre todo el costo de inversión. Sería bueno que hubiera una escala de beneficios para quien toma el seguro”.

Un sector en caída

Asimismo, reconocieron que no se está teniendo en cuenta el alto nivel de trabajo en negro que hay en estas actividades, y que impacta directamente en la diferencia de costos entre los productores. “Si hacés un costo en blanco sobre, por ejemplo, la producción de ajo, a ese costo operativo le tenés que sumar un 55% más de la presión tributaria. Además, si le agregás el costo del seguro, ese productor no lo va a tomar”, sentenció Leiva.

“Venimos sufriendo una caída muy grande en el sector. En el Valle de Uco, en una década, se perdieron 1,5 millones de jornales. Tenemos que tener una política agropecuaria ordenada en donde esté incluído el seguro, que es mejor que el anterior, pero también la baja de la presión tributaria y a su vez mayores plazos y más facilidades para que el productor mediano y chico puedan adquirir malla antigranizo y el calefactor contra la helada”, concluyó.

Fuente sitioandino.com

Dejar respuesta