Vecinos de barrios humildes protestaron en la comuna

0

Vecinos de los barrios mas humildes que se recuestan sobre la vera este del Rio Atuel protestaron en la comuna local exigiendo la presencia del intendente Walter Marcolini que tuvo que terminar bajando ante la presión popular.

La gente, sin trabajo ni ayuda social firme, reclamaron comida, ayuda social, frazadas, colchones y el arreglo de sus techos y, en algunos casos, construcción de módulos.

Mujeres y hombres, de diferentes edades, y en algunos casos hasta con sus hijos llegaron a las puertas de la Municipalidad de General Alvear clamando por ayuda de manera “urgente, porque no tenemos para comer.. Yo soy empleada doméstica y hace dos días que no puedo salir a trabajar y no tengo que darle de comer a mis hijos” dijo una de las damas.

Un hombre pidió “que me den una mano para terminar mi techo”, otra mujer reclamó que “me prometieron para agosto tener mi casa y todavía lo estoy esperando”. Otro manifestante agregó que “yo necesito un baño porque estoy imposibilitado”.

Estos son algunos de los testimonios que se pudieron conocer en la vereda del palacio comunal adónde bajó el intendente Marcolini donde les pidió que pasaran al hall “para que no se mojen..” (sic).

Esto provocó el enojo de algunos manifestantes que le vociferaron que “hace dos días que estamos mojados y ustedes no aparecieron”. Para salir del paso reflejó que “tenemos que terminar el Promeba III para empezar el 2 de enero con el IV” aseguró.

Marcolini quiso imponer “su voz en alto” y hasta con cierto autoritarismo, que transmite a integrantes de su gabinete que mostraron una actitud desafiante ante quienes -seguramente- los votaron, pero los manifestantes se la hicieron bajar porque no se estaba dirigiendo a su gabinete. Terminó reconociendo que “a cada familia que hay se le va a ayudar para que viva dignamente” (sic).

Expresó que “con la empresa Camiletti nos estamos matando pero va a continuar trabajando y se tiene que hacer cargo” de los errores en la obra”. En algunos casos hay calles que están medio metro mas arriba que el nivel de piso de las viviendas.

En la municipalidad se hizo un listado de los vecinos que necesitan ayuda aunque es algo que debería tener en sus manos -si hubiera un trabajo serio de los asistentes sociales y la dirección de Desarrollo Social-  el intendente en su escritorio.

De esta manera, se vuelve a poner de manifiesto la falta de previsión: si no era la lluvia iba a ser el granizo o el viento. Todo sigue igual, emparchando la realidad sin buscar soluciones de fondo y pidiéndole a la gente que done comida, ropa “y lo que sea” cuando es función del Estado enfrentar con fortaleza este tipo de emergencias…