Allanan una finca y se encuentran con un vivero con plantas de marihuana

0

Un increíble vivero con plantas de marihuana se estaba gestando en una finca abandonada en Colonia Rusa, Jaime Prats, a unos 4 kilómetros de Alvear, y a unos 1000 metros al norte de la ruta provincial 202. Hay dos hermanos, Juan y José Ronay, detenidos ya que montaron un escenario casi cinematógráfico en derredor de una tapera sin techo, una perforación para regar las plantas y mucho de soledad.

Fueron imputados por el delito de infracción al artículo 5º, inciso a, de la ley nacional 23.737 de tenencia y tráfico de drogas, que contempla penas de 4 a 15 años de cárcel para quien siembre, cultive plantas o guarde semillas utilizables para producir estupefacientes. Secuestraron 210 plantas de distinta altura (algunas pasaban el metro), plantines de entre 20 y 50 centímetros y 708 semillas de canabis para ampliar el vivero.
En el medio de la nada, sin árboles de la zona que mimetizarán la construcción, el vivero lucía en plena actividad. Arrancaron con unos 20 metros por 10, en la esquina suroeste de una empalizada que ya tenía colocada decenas de palos y tirantes alambres para seguir agrando el vivero natural: ya estaban todos los palos puestos para generar un microclima techado de 60 metros por 20 de ancho.
«Con los plásticos ayudan a elevar la temperatura ambiente en el interior donde estaban colocados los plantines de canabis» relató a Radio 1 Alvear, presente en el lugar del allanamiento en el mediodía de este viernres.
Tal fue la sorpresa que los investigadores -orden del juez federal de San Rafael en manos- tuvieron que corretear a uno de los hermanos que intentó escaparse en la inmensidad de la nada. A lo lejos, muy a lo lejos, se observan algunas viejas casonas de fincas, algunas trabajadas y otras abandonadas.
Lo primero que llamaba la atención, cuando uno arribaba, es que para poder ingresar a la propiedad hay que recorrer unos 1000 metros por una picada de unos 10 metros de ancho que se abrió por el campo virgen, sobre tierra de arcilla que cuando llueve es intransitable. Los hermanos detenidos habían arribado hace un par de años desde Pilar, provincia de Buenos Aires, y no tenían antecedentes delictivos en la zona. Para «manejarse» humildemente sólo lo hacían en una moto de 110 cc para ir y venir hasta la ciudad de Alvear.
El inspector Dario Coria, desde la Oficina de lucha contra el Narcotráfico, estuvo al frente del operativo y remarcó que «con los datos de la gente llegamos a éste lugar casi inhóspito e inaccesible y con la orden del juez federal Puidéngolas de San Rafael, arribamos al lugar y procedimos a la detención de los dos hermanos, aunque uno de ellos se quiso escapar».
Agregó que «hemos secuestrado cerca de 150 plantines ubicados en potes de plástico, listos para ser colocados en la tierra; un termómetro, plásticos que usaban para tapar las plantas de los vientos y las bajas temperaturas; hay una perforación con una bomba centrífuga y una manguera de casi 100 metros de una pulgada; semillas de canabis en distintos envoltorios y frascos, 3.500 pesos en efectivo y otras máquinas como un generador y una motosierra..»
Coria graficó que «parece que hacían guardia de noche también porque encontramos una carpa con muchas mantas en su interior ya que la vieja casa no tiene techo y generaban la luz con un generador para poder sacar agua con una perforación..»
Los hermanos Ronay habían permutado una precaria vivienda en Alvear por el terreno donde habían depositado sus sueños buscando el anonimato para un visible invernadero de marihuana en un Alvear y zonas aledañas donde «todo se sabe».

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.