18 años de prisión por matar a una abuela

0

Rafael Alberto Morán fue condenado a 18 años de prisión por el salvaje asesinato de Margarita Dora Morales, que conmocionó a la comunidad alvearense. El hecho sucedió en julio del año pasado en el domicilio de la mujer de 77 años, donde fue fuertemente golpeada en el marco de un robo y por lo cual perdió la vida unos días después.

 

La pena fue impuesta por la Segunda Cámara del Crimen de San Rafael al encontrarlo responsable del delito de «homicidio en ocasión de robo». En los alegatos el fiscal Víctor Giambastiani había solicitado 21 años por el mismo delito, mientras que el abogado de la familia de la víctima, José Luis Ros, se inclinó por la reclusión perpetua al considerar que cabía la figura del homicidio calificado. En tanto que los defensores del acusado, Rubén Calvente y Claudio Herrada, habían pedido la absolución.

Además, el tribunal integrado por los jueces Raúl Rodríguez, Aroldo Gorri y Ariel Hernández le revocó a Román la aplicación condicional de una condena de un año de prisión dictada el 30 de marzo de este año por «lesiones graves» y se la unificó en una sola pena de 19 años de cárcel. Esto tuvo origen en una pelea a trompadas en un bar y de la que terminó denunciado y juzgado.

En la misma sentencia los magistrados también ordenaron que se investigue por falso testimonio a dos mujeres que actuaron como testigos en el debate oral.

Una vez finalizada la lectura de la sentencia en la pequeña sala de debates orales de la Segunda Cámara, la hija de Margarita estalló en llanto y expresó su satisfacción por la pena impuesta a Morán.

De esta manera finalizó el juicio por el sonado caso que generó indignación en la comunidad alvearense, ya que la anciana se encontraba en una situación de gran vulnerabilidad. Es que era de elevada edad, viuda, tenía una afección cardíaca y estaba sola en su vivienda de calle 3 al 97 del barrio Faustino Andrés de la ciudad de Alvear cuando fue sorprendida por un hombre que entró a robar y la golpeó en reiteradas oportunidades en la cabeza.

Tan salvaje fue la agresión, que el informe médico posterior señaló que Margarita sufrió politraumatismos con traumatismo encéfalo craneal con pérdida de conocimiento. También fractura del maxilar izquierdo, trauma del maxilar inferior, hemorragia retinal en ambos ojos, hematomas múltiples y escoriaciones.

Esto ocurrió entre la noche del 25 y la madrugada del 26 de julio de 2011. La mujer quedó tendida en el piso, inconsciente y cubierta de sangre, y fue hallada gracias a que una vecina se preocupó porque no atendía la puerta y dio aviso a la policía.

En principio fue trasladada al hospital Enfermeros Argentinos e inmediatamente derivada al Policlínico Atuel, donde permaneció internada en grave estado hasta el 6 de agosto, cuando falleció.

La vivienda quedó revuelta en varios sectores, lo que evidenció que el ladrón buscó objetos de valor. Además, se determinó que entró por el patio saltando una cerca metálica y forzó una puerta.

Del interior de la casa desaparecieron una mochila, dos bolsos de viaje, una juguera, un par de zapatos y un celular Nokia, que terminó siendo un elemento clave en la investigación. Este aparato fue encontrado en un placard de la casa de Morán en el marco de un allanamiento, donde también se halló dos bolsos, uno de los cuales fue reconocido por la hija de Margarita. También fueron claves los rastros encontrados en la escena del crimen.

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.