Perdón judicial para el carnicero al que le decomisaron la carne

0

En dos semanas el juzgado de faltas de Alvear resolvió la causa en la que estaba implicado un empleado del Mercadito Alvear en Bowen, comercio vinculado al senador radical Walter Sáenz. El proceso se inició cuando la policía rural secuestró más de 100 kilos de carne proveniente de la faena clandestina.

 

En la resolución 1.830 fechada el 21 de este mes, el juez subrogante Sergio González finalizó el proceso apelando a un recurso poco común y decidió otorgarle el «perdón judicial», al carnicero.

En el dictamen se deja constancia que la persona «ha manifestado que es verdad lo denunciado» y más adelante se consigna que se «ha reconocido la comisión de la infracción». No obstante, González interpretó que el hombre «pudo considerarse autorizado para su accionar» lo que implicaría que no tenía conciencia de estar cometiendo un acto ilícito.

González no brindó mayores detalles sobre la sentencia, sin embargo ante la consulta periodística si el sujeto reconoció el accionar improcedente, se limitó a contestar «si, así es».

Entre los argumento que llevaron a la resolución del tema, el magistrado sopesó la «la falta de antecedentes» del implicado.

En la tarde del 9 de agosto el procedimiento policial tuvo como resultado el decomiso de 135 kilos de carne blanda (sin hueso) y 25 kilos de hígado frutos de la faena clandestina. Pero además, el caso tomó mayor trascendencia porque el mercadito de la familia de Sáenz es proveedor del Estado, atiende alrededor de 15 comedores escolares.

Al lunes siguiente, el inspector Alejandro Méndez (foto), jefe de la subdelegación de policía Rural en Los Compartos, declaró que la carne se encontraba en una heladera contigua al almacén y cuando arribó el personal «habrían intentado esconderla en un baño».

A partir de ahí el proceso judicial se entabló solo contra el carnicero.

Con la aplicación del «perdón judicial» por parte del juez González, el caso quedó cerrado y el sujeto «absuelto de culpa y cargo».

Tras el dictamen judicial, el legislador radical dio su parecer mediante un comunicado en el que reiteró que la carne era para «un carneo» y no estaba «para la venta».

«Hice prudente silencio hasta que la Justicia no se expidiera. Ahora con la sentencia del Juzgado de Faltas de Alvear puedo certificar que un empleado del Mercadito Alvear, propiedad de una empresa familiar, fue absuelto de culpa y cargo por haber tenido carne para el típico carneo que se usa en la zona, que no estaba destinada a la venta», reza parte del escrito.

 

 

 

Fuente Uno San Rafael

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.