Joven dirigente radical denuncia apremios de policías

0

Tras una intervención de la policía alvearense que terminó con un efectivo lesionado y otro sin su arma reglamentaria, el vicepresidente de la Juventud Radical de Alvear denunció a los uniformados en la Fiscalía de Instrucción por presunto abuso de autoridad y malos tratos.

Miguel Angel Solá (28) es uno de los tres vecinos de Alvear Oeste que el sábado en la madrugada fue aprehendido en la puerta de su casa por personal de la unidad de cuerpos especiales que perseguía a uno de los presuntos agresores del principal Sergio Agostini, que había recibido el impacto de un trozo de escombro en el rostro y hasta ayer continuaba internado en un sanatorio local.

Con una versión que difiere mucho de la oficial, Solá aseguró que «nunca vio a un grupo de varias personas peleando con la policía y sí a un solo hombre al que le tiraban con las escopetas y les respondía con piedras».

El relato comienza el sábado alrededor de las 23.15 cuando el joven, que vive en la esquina de Manuel A. Sáez y Laprida, en Alvear Oeste, comenzó a escuchar los disparos cerca de su puerta. «Estábamos con mi papá viendo la tele y cuando oímos los tiros salimos a ver. Yo estaba en pijama», contó.

Allí pudieron observar que a 20 metros se enfrentaban varios policías y un hombre, pero prefirieron no involucrarse y volvieron a entrar. Antes de 5 minutos, escucharon corridas y múltiples disparos dentro de su propio patio, e incluso al salir por la puerta los uniformados prosiguieron tirando, relató Solá.

«Cuando salí alcancé a ver al tipo que saltó el tapial, atrás venían los policías que tiraban al lado mío y un vecino que les gritaba que pararan porque me iban a pegar a mí», contó indignado. Al recriminar al policía que tenía más cerca, éste la habría respondido «si te pega no te hace nada porque (los perdigones) son de goma».

Allí, padre e hijo discutieron en la vereda con los efectivos y cuando el joven le dijo al mayor que iba a llamar a un abogado, uno de los policías dio la orden de detenerlo por averiguación de antecedentes. «Me agarraron entre seis o siete, unos me tenían del pelo y otros me pegaron dos veces en la cabeza, no sé con qué», aseguró sin poder contener la bronca. «Me llevaron a la comisaría, me quitaron los cordones y después fui a parar al calabozo. No te puedo explicar el frío que hacía…», prosiguió.

Así comenzó la noche de calvario para el vecino que, sin tener nada que ver con el conflicto, terminó encerrado. «Mi papá me quiso llevar una campera y no lo dejaron, pero le dijeron que no estaba incomunicado», afirmó Miguel, que admite haber conocido por primera vez un calabozo desde adentro. «No tengo antecedentes y jamás tuve un problema», reiteró una y otra vez.

A las 4 de la mañana del sábado un auxiliar lo condujo adentro de la Seccional 14, le devolvió los cordones y los cigarrillos, que era todo lo que tenía encima, y le dijo que podía irse, pero la mala suerte ya estaba echada y una superior dio la orden para que lo dejaran «un rato más adentro, por lo menos hasta las seis» y así Miguel retornó tras las rejas dos horas más.

«No sabía si gritar o ponerme a llorar de la impotencia. No podía entender cómo había terminado ahí si yo me estaba por acostar. Encima me sacaron fotos para el registro de ellos. Fue humillante», dice el muchacho apretando los dientes.

Desde la jefatura policial, el comisario Marcelo Calipo corroboró la aprehensión de Solá en el marco del operativo, pero aclaró que al no haber participado directamente en el hecho no puede afirmar o desmentir que haya existido algún tipo de exceso por parte de los oficiales que actuaron.

«Una vez que se comprobó que no tenía antecedentes quedó en libertad, pero está en todo su derecho de denunciar si se sintió afectado», sostuvo el jefe de la Comisaría 14.

A modo de explicación, Calipo deslizó que «cuando hay hostigamiento hacia los policías y se realiza la disuasión con armas no letales, se hace uso de la fuerza pública. No digo que haya existido algún exceso pero tal vez que el personal haya tratado con dureza la situación», confió el uniformado.



 

Fuente: Diario Los Andes

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.