La cosecha se atrasó casi 15 días

0

La marcha de la cosecha es tema obligado en estos días para ingenieros agrónomos y enólogos, los cuales han establecido que el “corrimiento” es real y que se terminará de cosechar, sobre todo en las zonas más cálidas, 15 días más tarde que lo habitual. Jorge Arenas, ingeniero agrónomo de Algodón Wine Estates en San Rafael, evaluó que en su caso la producción de uvas aumentó un 20% en relación al 2009.
En cuanto a la calidad, dijo que las blancas mostraron muy buena sanidad, pero que se teme por la continuidad de lluvias en la zona, que podrían afectar a la Bonarda y al Syrah, aunque se han hecho los trabajos en viñedo.
El corrimiento, en tanto, se ha notado sobre todo en el Malbec. “La cosecha se atrasó alrededor de 14 días. El corrimiento se debe, sobre todo, a los vientos cálidos de Noviembre época en que la floración se afectó bastante. La Bonarda, el Syrah no han tenido ese problema, pero si lo ha tenido el Merlot, que se cosecha más o menos en la misma fecha que el Malbec”, subrayó.
Primeras zonas
La zona de Luján también vio retrasada la madurez de las uvas. Fabián Giardino, enólogo principal de Bodega Navarro Correas, comentó que “el ciclo vegetativo viene un poco retrasado y esto ha retrasado la madurez. El calor fue una de las condiciones especiales que hicieron que la planta se retrasara en madurar, por lo tanto la concentración de azúcar no es óptima. Es por esto que la uva tiene menos peso, porque tiene menos azúcar”.
Giardino subrayó que los enólogos deberán esperar a que la planta vuelva a cargar y encuentre la madurez ideal. “Tal vez este sea un año de alcoholes más bajos, pero la calidad general es muy buena. El color no se va a afectar por esta situación”.
Por su parte José Irrera enólogo de la firma Luigi Bosca admitió que existe preocupación por la falta de madurez de la uva, sobre todo en los Syrah y Malbec “que aún no alcanzan su mejor tenor azucarino”. Apuntó a su vez que se registra una merma en los viñedos, por el estrés hídrico natural del verano y que por la falta de amplitudes térmicas de otros años, algunas blancas no lograron el abanico aromático de otros tiempos.
“Sin embargo vamos a lograr vinos de alta gama de gran calidad, será en general una cosecha de menos alcohol y de acidez equilibrada, con buen color”. Sobre el corrimiento repitió que las tintas como el Malbec se cosecharán 15 días más tarde.
Sería menor el retraso en el Valle de Uco, según dijo José Spisso, enólogo de la firma O. Fournier, “será de más o menos cinco días respecto al año anterior, esto no afecta a las uvas que son de gran calidad y sanidad”.
Al igual sus colegas comentó que el tenor azucarino está un poco más bajo que el año anterior por un ciclo de madurez más prolongado, aunque indicó que por la altura y las temperaturas un poco más frescas, el Valle sufrió menos los elevados calores de enero.
La situación en la zona Este
Dante Baliani es productor de uvas y tiene fincas en Rivadavia, Santa Rosa y San Martín. Consultado sobre la cosecha 2010 durante el almuerzo de Vendimia comentó en cuanto a los volúmenes que la cosecha se presenta normal, “pero hay variedades que están en baja en la zona Este: las más afectadas fueron las blancas tempranas, Chardonnay, Viognier, Chenín y Sauvignon Blanc”.
Además, explicó que se nota cierta escasez de producción y corrimiento en Malbec y Tempranillo, mientras que las producciones de Cabernet y Syrah se mantuvieron estables.
“A las uvas blancas las afectó la helada tardía de fines de setiembre. El corrimiento, en cambio, se debió sobre todo a los reiterados vientos zonda, que afectaron el momento de la floración. Además, el estrés hídrico natural que provocaron las elevadas temperaturas registradas en enero, trajo consigo una reducción en los volúmenes, esto reduce la madurez, el tamaño de las bayas y por ende, el peso del racimo”.
En cuanto a la Bonarda estimó que este año se recuperarán un poco las producciones, un 10% en general y un 15% en el Este.
Por su parte, Enrique José Carelli, dueño de la bodega que lleva su apellido y tiene viñedos en la zona de Rivadavia, San Martín y Junín, evaluó que la calidad de las uvas de este año es muy buena, ya cosechado el Sauvignon Blanc y empezando a levantar el Torrontés con grados aceptables de maduración. “Nosotros no vimos tanto corrimiento en la zona de Rivadavia donde tampoco tuvimos tanto daño de granizo”, aclaró

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.