Médico con botulismo

0

Un hombre de 42 años ingresó el domingo a la tarde al Hospital Español del Sur Mendocino (de San Rafael) con síntomas de haber contraído botulismo tras consumir vizcacha en escabeche envasada en forma casera.
Anoche le pusieron el suero que llegaba desde La Plata, ya que en Mendoza no existe. En la Capital de Argentina se fabrica para los tipo A y B, que son los endémicos en la zona de Cuyo y Neuquén, afirmó el referente de Epidemiología de la zona Sur Genaro Gerbaudo.
También desvirtuó la información que indicaba que el medicamento se importaría desde Chile. “En realidad este tipo de sueros luego de los atentados con bacterias son tratados solamente, por un acuerdo internacional, en Atlanta (Estados Unidos) y desde hace un tiempo se pueden fabricar en La Plata en los tipos endémicos A y B como este”, aclaró.
“Todo el equipo epidemiológico de la provincia y de la Nación funcionó de acuerdo a lo planificado. No hubo demoras”, aseguró el funcionario. Recordó que en el año 91 se registró otro caso en la provincia por lo que es imposible mantener el suero en todos los hospitales por su conservación y por la peligrosidad que implica.
Reveló que en la cátedra de Microbiología de la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Cuyo en 12 horas se tuvo identificada la bacteria y corresponde al tipo A, por lo que con el adecuado tratamiento de terapia, que significa 90 por ciento del procedimiento, el paciente se encuentra estable. El suero significa sólo 10 por ciento de toda la atención que recibe el enfermo”, dijo.
También destacó Gerbaudo que se tomó contacto con la familia que había fabricado el alimento y ninguno de sus miembros presentaba síntomas por lo que “se sospecha que la toxina ingresó en algún momento cuando el alimento estuvo destapado y sin las prevenciones que debe tener cualquier comida”.
El afectado
El paciente es el doctor Francisco Díaz, traumatólogo. Es uno de los propietarios de la Clínica Ciudad de San Rafael y atiende una vez por semana en Malargüe.
Según se confirmó, Díaz viajaba a ese departamento cuando comenzó a sentirse descompuesto. Fue en ese momento que decidió regresar a San Rafael donde tras ser atendido fue inmediatamente derivado a la sala de terapia intensiva con síntomas de botulismo. Al ingresar al hospital reveló que había consumido el alimento que aparentemente le había regalado un paciente.
Fue desde la dirección del Hospital Schestakow que se hicieron las primeras diligencias para conseguir el suero antibotulínico.
Inmediatamente se inició un operativo que derivó en un contacto con el ministerio de Salud de la Nación. De acuerdo al doctor Armando Dauverné la droga debía llegar al mediodía aunque precisó que se está en los tiempos correctos para aplicarla. “Hay siete días desde que se presenta el primer síntoma que se da entre 6 a 24 horas después de ingerida la comida infectada”, aseguró.
Por su parte el jefe de Terapia Intensiva del hospital Español Valentín Lima, el paciente está “hemodinámicamente estable” y respira sin ayuda mecánica. “El cuadro que presenta es mucho mejor que el que registraba cuando ingresó”, dijo.
Sin embargo pese a las declaraciones de los funcionarios, desde los entornos familiares -donde también hay médicos- se afirmó que el paciente no mejora y que han aumentado los síntomas como parálisis en el rostro y en algunos músculos. “El peligro es que la toxina afecte al corazón”, dijeron

Dejar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.